Primera carta online al Coronavirus

Fundadores de CartasAlCoronavirus.es

Estas no son las primeras líneas que le dedicamos al Coronavirus, las primeras líneas las escribimos a golpe de tecla, redactando cada línea de código, cada archivo de programación, todo ello con la fe de ayudar a las miles de personas que ya afectadas en España. Cada palabra, cada línea la rellenábamos con el corazón, con nuestra propia esperanza de ayudar a aquellos que más necesitan de una frase de afecto.

La tecnología nos ha conectados a todos en este siglo y parte del anterior, pero cuanto más conectados estamos parece que más solos nos encontramos. Nos hemos limitado a estar "online", a dejar nuestros mensajes para que alguien los lea, a crear contenido banal que no va más allá que el tener presencia en la red. Nos faltan las palabras, las líneas, los párrafos que den sentido a toda esta tecnología. Cuando la humanidad volcaba sus sentimientos o ideas en un papel nos sentíamos acompañados. Podíamos hacerlo solos, pero era distinto, quizás la brevedad y la inmediatez nos ha restado, nos ha robado ese significado, esos momentos de soledad en los que reunirte contigo mismo y verter toda esa vorágine de pensamientos en un trozo vacío de celulosa.

Al igual que el que escribe, está el que lee, cuántas horas no hemos dedicado a la lectura, al estudio, a la compañía que no soledad de los libros, revistas, periódicos o cartas donde la inmersión era total y las palabras que entonábamos en nuestras mentes se grababan a fuego en nuestro ser. Ese es el poder de la palabra, aquellas que cada vez carecen más de sentido.

Esta web nace con un fin enteramente solidario, no existe publicidad ni referencia a sus creadores. El objetivo es meramente darle valor a las palabras para que sirvan de compañía no sólo al que lee sino al que escribe, para que en estos días en los que no sabemos muy bien qué hacer, retomemos ese arte de las palabras, ese poder de abrirnos en canal y traspasar el medio que soporta las letras para llegar directos al corazón del lector. Lo hacemos de una manera abierta, pública, bidireccional y no sólo de uno a uno como lo haría una carta física. Al igual que un libro, la relación es de uno a muchos, el hilo conductor que usa el escritor conecta no sólo con el hipotético destinatario de la carta, sino con todos aquellos que leen sus páginas. Ese es el destino de esta iniciativa: compartir y conectar, acompañar hasta en la más remota soledad y aprovechar que este mundo loco ha echado el freno de mano para parar y reflexionar, volver a sentir y volver a escribir/leer.

No estás solo, todos estamos junto a ti. ¡Juntos luchamos contra el Coronavirus!
Abracemos las palabras.


Haz click en el corazón si te ha gustado esta carta

Comparte esta carta

Compartir en Twitter
Copiar al portapales

Tamibén puedes usar el siguiente enlace:

Esta carta se ha visualizado 1029 veces